ISO 9001-2015 | POLITICA DE CALIDAD | | info@kydat.com | (54.11)4922.9000

Novedades Transoft

Cómo operan los piratas del asfalto: nuevas modalidades y tecnología de punta

Share

Cómo operan los piratas del asfalto: nuevas modalidades y tecnología de punta

Los delincuentes se modernizan para huir de la policía. Cómo se arman las bandas y cuánto vale en la calle el dato de un envío. Las mercaderías más buscadas.

Por: Federico Fahsbender  (ffahsbender@infobae.com)…

 

Piratas-del-Asfalto_658x400

La semana pasada, la Mesa Interempresarial de Piratería de Camiones sostuvo una de sus cinco reuniones anuales. Creada en 2008 por los abogados Gabriel Iezzi y Víctor Varone, especialistas en derecho penal empresarial, con el objetivo de aglutinar al sector privado de cara al robo de mercadería para lograr un efecto en las políticas públicas, la Mesa (con su portal, pirateriadecamiones.com.ar) es al menos amplia.

Fue integrada en un primer momento por nombres de peso que sufren el problema como grandes supermercados y tabacaleras, así como aseguradoras y firmas dedicadas a la seguridad de camiones y el monitoreo satelital; el gremio de Camioneros fue invitado en repetidas ocasiones, aunque nunca ofreció una respuesta. Con el tiempo, se convirtió en una confluencia de sectores.

El abogado Iezzi afirma: “El modelo de trabajo conjunto entre lo público y lo privado ha logrado resultados muy satisfactorios, invitando a todos quienes deseen sumarse y trabajar en la materia.”

Hoy, a sus mesas redondas asisten funcionarios del Ministerio Público Fiscal, altos comisarios de la Policía Federal, fiscales de Cámara porteños y a cargo de las fiscalías bonaerenses especializadas en piratería. Su última reunión se trató de números. Y los números indican que la piratería del asfalto está cambiando.

La Mesa estima que desde junio de 2014 a junio de este año se cometió un promedio de 120 hechos por mes a nivel nacional, lo que marca una baja con respecto al ejercicio anterior que marcó un promedio de cinco robos de camiones diarios. En esto, Iezzi destaca las “arduas labores actuales de los fiscales especializados y bandas desbaratadas por Superintendencia de Investigaciones de la Policía Bonaerense.”

Hay un giro notorio: también a nivel nacional, bajó en un 8 por ciento el robo en camiones y aumentó en un mismo porcentaje en camionetas. ¿Por qué? Robar camionetas es mucho más fácil. Se necesita mucha menos infraestructura delictiva. Iezzi razona: “No se roba nada que no se pueda revender o que ya esté ubicado.”

Alimentos y bebidas es el principal rubro, con un 30% de los ataques. Indumentaria, un 22%, seguido de autopartes con un 19%. Varone sintetiza: “Se está trabajando cada vez más rápido. Antes se iba con dos vehículos de apoyo, ahora con uno. Se roba lo primero que se puede.”

Solo en la ciudad de Buenos Aires, donde ocurren el 20,5% de los hechos de piratería de todo el país, de acuerdo a las últimas cifras, el 79% de los robos ocurre en camionetas. Marzo fue un mes atípico: hubo cerca de 50 asaltos, 40 de ellos a camionetas y solo 10 a camiones de gran porte. También en territorio porteño, el 60% de los delitos es cometidos por equipos de solo dos delincuentes, con una cifra similar para el uso de al menos un vehículo de apoyo. Apenas 12% de los asaltos tienen dos vehículos.

La zona de expresos y depósitos, como Pompeya y Parque Patricios, sigue siendo la favorita de los ladrones: dado su gran tráfico de camiones y mercadería, concentra un tercio de los robos porteños. Fuentes policiales hablan hasta de golpes al estilo “piraña” que se han incrementado en los últimos meses: la mercadería se roba aprovechando descuidos del personal que la descarga, al paso y en cantidades menores.

La modalidad preferida hoy es el abordaje: incluye casi el 75% de los hechos. El robo directo del camión o la camioneta con la mercadería representa a la amplia mayoría: solo en un 30% de los robos se pasa la mercadería de una camioneta a otra. Sin embargo, la tasa de retorno es exitosa.

Un 80% de las unidades robadas son recuperadas en el día. No hay atracos violentos, por otra parte, que desemboquen en la muerte o en graves lesiones de los choferes. Se trabaja especialmente en turno mañana: 57% de los delitos ocurren de 6 a 12 horas. El clima incide: no se roba en días de lluvia. Dada su red de rutas y sus puntos neuralgicos, la provincia de Buenos Aires concentra más del 60% de la piratería a nivel país. Con respecto a 2014, la provincia bajó el delito en un 3%.

Las bandas todavía obedecen a estructuras jerárquicas y definidas, con líderes experimentados. “Estas bandas se reciclan. Hoy, hay de ocho a diez bandas de piratas del asfalto operando. Son empresas: tienen un CEO, y una línea media general. El CEO es el que contacta a los ‘gatilleros’, la mano de obra que levanta el camión. Lo que cambia la cabeza, una persona de conocimientos profesionales que decide qué robar y qué no, alquila depósitos, comercializa la mercadería y cobra”, explica una fuente judicial de larga experiencia.

El dato que origina el robo está dentro del presupuesto. Según diversos expedientes, puede valer de 20 a 60 mil pesos, de acuerdo a la mercancia y puede provenir de cualquier actor de la cadena logística.“No se sale a robar un camión que valga menos de 250 mil pesos”, apunta la misma fuente, que apunta otro factor inquietante que surge con más frecuencia en los expedientes: la complicidad de los choferes en la entrega de información.

Hechos recientes

 

A veces, se roba lo que se puede. El 21 de julio último, personal la división Robos y Hurtos de la Policía Federal, de patrullaje en la zona de Parque Patricios, detuvo a dos hombres armados con una Smith & Wesson calibre .32 mientras intentaban robar 1500 kilos de tornillos cuando eran descargados de una Ford Transit.

Las crónicas recientes de la Policía Bonaerense también hablan de mercadería variada y de robos de mayor envergadura. A fines de abril, una banda de nueve hombres fue detenida en Villa Tesei acusada de robar dos containers cargados de electrodomésticos en el puerto de Buenos Aires; fueron sorprendidos mientras descargaban el botín en un galpón. Se movilizaban en dos camionetas, una de ellas con pedido de secuestro en Uruguay y la otra con patente falsa.

Esa misma semana, efectivos de la DDI de Tres de Febrero recuperaron en un galpón de Billinghurst un millón y medio de pesos en artículos pertenecientes a Farmacity: tensiómetros, balanzas y almohadillas masajeadoras, entre otros items. Dos hombres fueron detenidos.

La llamada “banda del J&B” cayó a comienzos de este mes en Villa Madero con medio millón de pesos en bebidas: habían robado horas antes de caer unas 350 botellas de whisky, 250 botellas de vodka, 330 de champagne, casi 200 de licor Bailey’s casi mil de vino.

El robo de todo el cargamento se hizo en San Justo con dos vehículos de apoyo: abordaron al chofer, lo amenazaron de muerte y lo liberaron 45 minutos después. La banda, por otra parte, ya estaba buscada por robar un cargamento de alfajores Havanna entre otros hechos. El encargado de desbaratarla fue el fiscal Adrián Arribas de La Matanza, parte de una realidad judicial adaptada: las UFIs de la Procuración Bonaerense dedicadas a la piratería del asfalto.

Esta semana, Arribas investigó un hecho muy curioso la muerte de “Chingolo”, de poco menos de 60 años de edad y un cabecilla veterano en el robo de mercadería, con un largo prontuario que incluye condenas. Habría tenido un infarto en plena huida de un robo a una camioneta: la autopsia habló de muerte natural. Sus cómplices lo tiraron a la calle sin chance de un entierro digno. Ya era buscado por Arribas por un importante robo de electrodomésticos.

Las escuchas lo apuntaban. Arribas indica: “Uno de los principales problemas que tenemos es el cambio de jurisdicción en los hechos. Por ejemplo, roban en Zárate-Campana, dejan la carga en Capital y descartan el camión en La Matanza. Los contactos con las fiscalías de piratería de la provincia están aceitados.” Y sigue: “Se están robando más camionetas; el camion con acoplado es grande y ostentoso, es más fácil cambiar de jurisdicción. Si no tienen ploteo es más facil identificarla.”

Por el lado del Ministerio Público Fiscal, que aún no tiene fiscalías especializadas en piratería, la fiscal Cristina Caamaño -hoy a cargo de las escuchas judiciales- tiene un lugar en la Mesa Interempresarial.

“Yo voy por la Dirección de Gestión Operativa de Casos”, dice Caamaño: “También armé mesas de fiscales. Hicimos a las empresas en Capital una planilla para que al momento en que les roben nos informen. Enviamos información, los horarios y días que más se robaban, las calles, sugerencias al gobierno porteño para dónde debería haber cámaras o donde se deberían arreglar baches, ya que el camión frena y ahí lo abordan. Acá se puede investigar desde lo contravencional, viendo dónde hay depósitos, anotarlo, dar aviso a Nación. Estamos trabajando mucho con nuestra fiscalía en Pompeya y Parque Patricios, analizamos los lugares donde más roban. También trabajamos con la Dirección de Análisis Criminal.”

No hay satélite que valga

 

Inhibidor-satelital_658x400

La carne fresca también cotiza. En marzo ultimo, la Policía Bonaerense recuperó en San Francisco Solano un camión Mercedes Benz con 76 medias reses: los asaltantes redujeron al chofer para liberarlo minutos después. Entre lo incautado, se encontró una constante en los hechos de piratería de la última década, orientado a vencer a los sistemas de seguimiento: un inhibidor satelital.

Presente en la totalidad de los robos de gran porte, generalmente traídos desde China, fácilmente operable y con un precio de 100 a 400 dólares en el mercado negro, es un dispositivo que anula cualquier emisión satelital desde el camión asaltado, sea de un pedido de ayuda vía un botón de pánico o para bloquear el monitoreo. Puede conectarse hasta al enchufe de energía del encendedor en el tablero de un auto.

Ituran es una empresa dedicada a proveer tecnología de seguridad a dadores de carga para autos y camiones, dedicada al recupero vehicular, con una tecnología propia de radiofrecuencia que no es inhibible. Colabora con fiscalías mediante señuelos en seguimientos específicos para encontrar mercadería.

Gabriel Mysler, su gerente general, razona: “Los ladrones de camiones son más soficistados que los ladrones de autos. Hay poco robo al azar, es al voleo, hay menos acecho. Un televisor de 60 pulgadas 4K suena tentador. Si no donde colocarlo tras el robo, ¿qué hago? Ya esa logística está hecha cuando se va a robar. Hay trabajar en conjunto con la seguridad interna. El inhibidor bloquea el GPS, el contacto de geolocalización, y GPRS/3G si lo tuvieras y el wi-fi; los inhibidores tienen varias antenas que responden a varias frecuencias. Tenemos un montón de técnicas preventivas, pero la seguridad no va a poder nunca solucionar las filtraciones de información que llevan a los robos.”

Share

Tiene consultas acerca de Transoft? Envienos un mail.

Para todo tipo de consultas acerca de nuestro software, como adquirirlo, dudas acerca de los módulos que más se adaptan a su empresa, etc., comuníquese por mail o telefónicamente al 54.011.4922.9000.

Transoft
Transoft | KyDat Sistemas ©2014.