ISO 9001-2015 | POLITICA DE CALIDAD | | info@kydat.com | (54.11)4922.9000

Novedades Transoft

Sujeción de la carga en el transporte ¿estamos bien encaminados?

Share

Sujeción de la carga en el transporte ¿estamos bien encaminados?

Daniel Clarke – Ingeniero Civil – Consultor Independiente en Transporte de Cargas y Logística

¿Qué significa que una carga está adecuadamente sujetada? Claramente, no debería caerse del vehículo. Pero tampoco debería desplazarse dentro del vehículo poniendo en peligro la estabilidad del mismo o causando daño al vehículo u otros elementos de la carga. Y todo esto en condiciones normales de operación.

Condiciones normales… o sea, básicamente todo menos un choque o el vuelco de la unidad. Es decir, hasta la frenada más severa, una maniobra de volanteo para evitar algún peligro, o tomar una curva a velocidad. De manera uniforme a nivel internacional, las normas lo definen de la forma siguiente: 80% del peso en el sentido longitudinal hacia adelante; 50% del peso en el sentido transversal y en el sentido longitudinal hacia atrás, y; un 20% verticalmente para contrarrestar los efectos de las vibraciones.

¿Sabían que los resultados de investigaciones han demostrado que las fuerzas que actúan sobre una carga en el día a día del transporte generalmente están por debajo de las que consideran las normas? Se acercan a estos valores en casos de maniobras de emergencia ante situaciones imprevistas que, de todas formas, podrían surgir durante cualquier viaje.

Los resultados de dichas investigaciones nos revelan que la mayor parte del tiempo no le estamos exigiendo al máximo al sistema de sujeción. También explicarían por qué no tenemos más incidentes catastróficos de caídas de cargas de los vehículos. Sin embargo, es difícil conocer la magnitud de la situación ante la falta de estadísticas completas sobre los accidentes. Solo porque se ha transportado una carga de determinada forma durante muchos años, no significa necesariamente que está correctamente sujetada.

Aprender a entender y aplicar la norma (serie IRAM 5379 en el caso de Argentina) más el conocimiento de las buenas prácticas que la complementan, nos permitirán asegurar que el sistema de sujeción inmoviliza la carga contra las fuerza encontradas durante la conducción. Pero, ¿Por qué hablar de sistema de sujeción? ¿Acaso no se trataba solamente de sujetarla con la cantidad de eslingas suficientes?

Eso es una parte, o bien, una posibilidad, si bien es de las prácticas más usadas en la industria. Pero la sujeción de la carga es más que eso, depende de varios elementos trabajando en conjunto, por ende, un sistema:

Se compone por: un vehículo en el cual se puede contener o amarrar la carga de forma adecuada; una carga acondicionada para el transporte de forma que se puede manipular y sujetar de forma segura; accesorios de de estabilidad para cargas redondas o de centro de gravedad alto; el correcto estibado de la carga en el vehículo para respetar los pesos por eje permitidos y no comprometer la estabilidad dinámica del vehículo en marcha; equipos de amarre de capacidad y cantidad suficiente, y; finalmente, la colocación de los amarres de forma eficaz.

El acondicionamiento de la carga para el transporte es un paso previo a su estibado sobre, o en, el vehículo y es vital para la seguridad del sistema de sujeción. Los métodos varían según las características de la carga, pero, por lo general, se trata de medios de agrupamiento o unitización de bultos individuales para facilitar su manipuleo y sujeción. Los medios de unitización deben también resistir a las fuerzas que actúan sobre la carga, de lo contrario se puede desplomar la carga haciendo inútil el sistema de amarre que la une al vehículo.

La fricción es clave en la sujeción y para la correcta aplicación de la norma. O, dicho de otra manera, los métodos comunes de amarre que usamos, como pasar una eslinga encima de la carga, atar y tensarla, no funcionan eficazmente sin una cantidad suficiente fricción y los requisitos mínimos expresados en la norma se basan en ese mínimo.

Durante el traslado, el movimiento del vehículo y las vibraciones inducidos por el camino hacen que la carga se acomode, y las eslingas tienden a perder tensión. Dentro de los primeros 80 kilómetros del viaje, como la norma exige, es muy importante que paremos a verificar los amarres para evitar que la pérdida de tensión haga que el sistema de sujeción pierda su eficacia. Esto se debe hacer también cada 3 horas o 240 kilómetros durante el viaje.

Bueno, muy interesante todo, pero si sigo llevando la misma carga desde siempre sin inconvenientes ¿para que cambiar las técnicas de sujeción que siempre usé?

Saltando lo obvio, de que es una responsabilidad legal, con penas asociadas, para seguridad de los demás usuarios de la vía pública y del mismo conductor del vehículo de transporte, hay algunas otras consideraciones que tomar en cuenta:

La tecnología vehicular ha avanzado y los vehículos de última generación cuenta con mayor potencia, mejores frenos y sistemas de estabilidad dinámica. Esto se traduce en mayor capacidad de aceleración, mayores velocidades, mejor capacidad de frenada y estabilidad en curvas que permite el mantenimiento de la velocidad con lo cual la fuerzas correspondientes que actúan sobre la carga incrementan también. El desplazamiento de la carga puede provocar daños estructurales o  inestabilidad en el vehículo en marcha y el vuelco del mismo.

Por otro lado, ha incrementado sustancialmente la cantidad de vehículos en la ruta lo que repercute en una creciente probabilidad de hacer una maniobra para evitar alguna situación de peligro, generalmente una frenada fuerte o un giro brusco.

Además, ¿sabías que una frenada a baja velocidad le puede exigir más al sistema de sujeción de la carga que una a alta velocidad ya que hay mayor probabilidad que los frenos se bloqueen? De hecho, muchos accidentes de pérdida de la carga ocurren en ciudades y a distancias cortas del lugar de carga.

En cuanto a otros ítems, como las lonas para cubrir las cargas y las lonas laterales de los vehículos tipo sider ¿qué rol juegan en el sistema de sujeción? ¿existe alguna norma o certificación que garantice sus capacidades?

La práctica nos demuestra que tienen capacidad para retener cargas de bajo peso y evitar que cajas individuales que se podrían desprender en un pallet, por ejemplo, caigan del vehículo. Pero no se consideran como parte del sistema de amarre, a menos que estén certificados para ese uso como es el caso de algunas en Europa.

Las funciones principales de la lonas son de evitar que salgan del vehículo objetos individuales de poco peso o aquellos que podrían ser llevados por el viento, como los granos y polvos, y proteger la carga de la intemperie. Pero tampoco forma parte de un sistema de amarre al no ser un método adecuado ni tampoco son exigibles a tales fines.

Finalmente, la adecuada sujeción de la carga es una cuestión de transporte como servicio y de la calidad de ese servicio. Es una responsabilidad compartido entre transportista y dador de carga. Es también un componente del costo logístico de muchos productos de consumo, donde influyen factores como las roturas o el aplastamiento. Es importante no solamente entregar la carga a tiempo sino también en condiciones evitando roturas y pérdidas en el traslado.

Share

Tiene consultas acerca de Transoft? Envienos un mail.

Para todo tipo de consultas acerca de nuestro software, como adquirirlo, dudas acerca de los módulos que más se adaptan a su empresa, etc., comuníquese por mail o telefónicamente al 54.011.4922.9000.

Transoft
Transoft | KyDat Sistemas ©2014.